Distintivo

Cargando…

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

Música

Paused...
  • 1.
    Himno Poncelia
  • 2.
    Santa Diabla
  • 3.
    Me Llevas
  • 4.
    Rezo
  • 5.
    Recuerdo
  • 6.
    Decir Adios
  • 7.
    Quiero Mas
  • 8.
    Te Vas
  • 9.
    Busco Una Mujer
  • 10.
    Todo Lo Que Soy
  • 11.
    La Razon De Mi Ser
  • 12.
    Escuchame
  • 13.
    Amiga Sombra
  • 14.
    Dejate Querer
  • 15.
    Canela
  • 16.
    Mujer Con Pantalones
  • 17.
    Concebido Sin Pecado
  • 18.
    Llevame Contigo
  • 19.
    La Venganza
  • 20.
    Bella Note
  • 21.
    You'll Be In My Heart
  • 22.
    Dame Chocolate
PUES YA QUE CARLITOS PIDIO REZARAMOS POR LA HERMANA DE SU MAMI KIEN ESTA ENFERMITA SE ME OCURRIO ESTE ESPACIO PARA FORMAR UNA CADENA DE ORACION SIN IMPORTAR LA RELIGION QUE PROFESEMOS EN ESTE ESPACIO PODEMOS COMPARTIR NUESTRAS NECECIDADES Y COMPARTIR ORACIONES. POR LO PRONTO COMENCEMOS HA HACER UNA ORACION POR LA TIA DE EL HERMOSO. CUANDO ENTRES A ESTE TEMA ELEVA UNA ORACION CON DEVOCION POR LA PETICION PRESENTADA CADA DIA.

Visitas: 13113

Archivos adjuntos

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hermooooso!!! Me encanto :) 

Gracias x compartirlo. 

María José dijo:


VEN, ESPÍRITU DIVINO

Ven, Espíritu Divino,
manda tu luz desde el cielo,
Padre amoroso del pobre;
don en tus dones espléndido,
luz que penetras las almas,
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
Divina Luz, y enriquecenos.
Mira el vacío del hombre
si tú le faltas por dentro,
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma al espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones
según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito,
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

Amén.

Amén!!

Isabel dijo:


VEN, ESPÍRITU DIVINO

Ven, Espíritu Divino,
manda tu luz desde el cielo,
Padre amoroso del pobre;
don en tus dones espléndido,
luz que penetras las almas,
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
Divina Luz, y enriquecenos.
Mira el vacío del hombre
si tú le faltas por dentro,
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma al espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones
según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito,
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

Amén.


amén
María José dijo:

Amén!!

Isabel dijo:


VEN, ESPÍRITU DIVINO

Ven, Espíritu Divino,
manda tu luz desde el cielo,
Padre amoroso del pobre;
don en tus dones espléndido,
luz que penetras las almas,
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
Divina Luz, y enriquecenos.
Mira el vacío del hombre
si tú le faltas por dentro,
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma al espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones
según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito,
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

Amén.

Diosito las bendiga chicas, lqm! :) 

Euviri ñañez (EU) dijo:


amén
María José dijo:

Amén!!

Isabel dijo:


VEN, ESPÍRITU DIVINO

Ven, Espíritu Divino,
manda tu luz desde el cielo,
Padre amoroso del pobre;
don en tus dones espléndido,
luz que penetras las almas,
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
Divina Luz, y enriquecenos.
Mira el vacío del hombre
si tú le faltas por dentro,
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma al espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones
según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito,
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

Amén.

Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net 
Cuando la vida te llena de vida

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje.

 

En el interior del ser humano es donde se enfrenta la vida y se eligen las actitudes. Una vida llena de sentido es la que contesta cada mañana a la pregunta ¿Vale la pena el día de hoy? con "sí" entusiasta, porque responde pensando en un alguien.

El sentido de la vida se descubre cuando se ve el rostro feliz de aquel a quien se ama; por ello, la alegría proviene del interior, de la decisión personal de donarse a alguien; y todos los que alguna vez han hecho la prueba, tienen que aceptar que el resultado es positivo. "Hay más alegría en dar que en recibir". La alegría genuina, ilumina el espacio humano que toca. La persona que la vive, irradia a su alrededor una forma nueva de ver los acontecimientos.

La realidad no cambia, pero sí los ojos con que se le ve. Camina el pesimista callado, taciturno y maldiciente. Camina el optimista confiado, alegre, lleno de vida y de esperanza. Se queja el pesimista del sol, del aire, del agua y del viento. Bendice el optimista al viento, al sol, al agua y a todo lo que encuentra en su camino. Los días son pesados y duros para el pesimista. Los días son Bendiciones del Cielo que recibe el optimista. El optimista se endereza camino de la luz. La tierra le brinda sus sonrisas en las flores, y el cielo le brinda sus sonrisas en las estrellas. La luz del sol penetra hasta su corazón y le da vida, fecundiza sus fuerzas y fortalece su voluntad, reanima su espíritu con esa poesía que se palpa y que se siente, y que brota de los labios para comunicarse al mundo y derrama la dicha en su derredor. Así marcha el optimista por el mundo. Sus días son triunfos. Vive las horas de la vida con su vida poderosa que hace vivir las horas. 

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje. La vida del optimista está llena de esperanza. 

Espera de hoy, espera de mañana, y las esperanzas de mañana las hace realidad hoy. Los obstáculos le enardecen, las miserias no le afectan y mientras más duros son sus golpes y más grandes sus caídas, más sonriente y más grandioso se levanta. La gloria de la vida, la pujanza vital de ser engreído con la victoria, forma su entereza y va por su camino derramando aliento, sembrando energías, despertando ambiciones nobles y conquistando corazones amigos, que le contemplan en su lucha colosal y le imitan y le siguen.

La vida del optimista es corriente de vida y de luz, y los que se envuelven en ella, viven la vida de gloria y de trabajo santificada por las edades, y escrita en los libros de granito que guarda la historia de los hombres vencedores. La vida te llenará de vida en la medida que la vivas con sencillez y con actitudes positivas.

Ojalá que en tu entorno marques la pauta y así irradies esta luz.

 

http://www.es.catholic.net/aprendeaorar/32/249/articulo.php?id=54720

q bello ! y realista!

Isabel dijo:

Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net 
Cuando la vida te llena de vida

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje.

 

En el interior del ser humano es donde se enfrenta la vida y se eligen las actitudes. Una vida llena de sentido es la que contesta cada mañana a la pregunta ¿Vale la pena el día de hoy? con "sí" entusiasta, porque responde pensando en un alguien.

El sentido de la vida se descubre cuando se ve el rostro feliz de aquel a quien se ama; por ello, la alegría proviene del interior, de la decisión personal de donarse a alguien; y todos los que alguna vez han hecho la prueba, tienen que aceptar que el resultado es positivo. "Hay más alegría en dar que en recibir". La alegría genuina, ilumina el espacio humano que toca. La persona que la vive, irradia a su alrededor una forma nueva de ver los acontecimientos.

La realidad no cambia, pero sí los ojos con que se le ve. Camina el pesimista callado, taciturno y maldiciente. Camina el optimista confiado, alegre, lleno de vida y de esperanza. Se queja el pesimista del sol, del aire, del agua y del viento. Bendice el optimista al viento, al sol, al agua y a todo lo que encuentra en su camino. Los días son pesados y duros para el pesimista. Los días son Bendiciones del Cielo que recibe el optimista. El optimista se endereza camino de la luz. La tierra le brinda sus sonrisas en las flores, y el cielo le brinda sus sonrisas en las estrellas. La luz del sol penetra hasta su corazón y le da vida, fecundiza sus fuerzas y fortalece su voluntad, reanima su espíritu con esa poesía que se palpa y que se siente, y que brota de los labios para comunicarse al mundo y derrama la dicha en su derredor. Así marcha el optimista por el mundo. Sus días son triunfos. Vive las horas de la vida con su vida poderosa que hace vivir las horas. 

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje. La vida del optimista está llena de esperanza. 

Espera de hoy, espera de mañana, y las esperanzas de mañana las hace realidad hoy. Los obstáculos le enardecen, las miserias no le afectan y mientras más duros son sus golpes y más grandes sus caídas, más sonriente y más grandioso se levanta. La gloria de la vida, la pujanza vital de ser engreído con la victoria, forma su entereza y va por su camino derramando aliento, sembrando energías, despertando ambiciones nobles y conquistando corazones amigos, que le contemplan en su lucha colosal y le imitan y le siguen.

La vida del optimista es corriente de vida y de luz, y los que se envuelven en ella, viven la vida de gloria y de trabajo santificada por las edades, y escrita en los libros de granito que guarda la historia de los hombres vencedores. La vida te llenará de vida en la medida que la vivas con sencillez y con actitudes positivas.

Ojalá que en tu entorno marques la pauta y así irradies esta luz.

 

http://www.es.catholic.net/aprendeaorar/32/249/articulo.php?id=54720

Qué bonito!! Todas las personas deberíamos tener ésto en mente!!
 
Euviri ñañez (EU) dijo:

q bello ! y realista!

Isabel dijo:

Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net 
Cuando la vida te llena de vida

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje.

 

En el interior del ser humano es donde se enfrenta la vida y se eligen las actitudes. Una vida llena de sentido es la que contesta cada mañana a la pregunta ¿Vale la pena el día de hoy? con "sí" entusiasta, porque responde pensando en un alguien.

El sentido de la vida se descubre cuando se ve el rostro feliz de aquel a quien se ama; por ello, la alegría proviene del interior, de la decisión personal de donarse a alguien; y todos los que alguna vez han hecho la prueba, tienen que aceptar que el resultado es positivo. "Hay más alegría en dar que en recibir". La alegría genuina, ilumina el espacio humano que toca. La persona que la vive, irradia a su alrededor una forma nueva de ver los acontecimientos.

La realidad no cambia, pero sí los ojos con que se le ve. Camina el pesimista callado, taciturno y maldiciente. Camina el optimista confiado, alegre, lleno de vida y de esperanza. Se queja el pesimista del sol, del aire, del agua y del viento. Bendice el optimista al viento, al sol, al agua y a todo lo que encuentra en su camino. Los días son pesados y duros para el pesimista. Los días son Bendiciones del Cielo que recibe el optimista. El optimista se endereza camino de la luz. La tierra le brinda sus sonrisas en las flores, y el cielo le brinda sus sonrisas en las estrellas. La luz del sol penetra hasta su corazón y le da vida, fecundiza sus fuerzas y fortalece su voluntad, reanima su espíritu con esa poesía que se palpa y que se siente, y que brota de los labios para comunicarse al mundo y derrama la dicha en su derredor. Así marcha el optimista por el mundo. Sus días son triunfos. Vive las horas de la vida con su vida poderosa que hace vivir las horas. 

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje. La vida del optimista está llena de esperanza. 

Espera de hoy, espera de mañana, y las esperanzas de mañana las hace realidad hoy. Los obstáculos le enardecen, las miserias no le afectan y mientras más duros son sus golpes y más grandes sus caídas, más sonriente y más grandioso se levanta. La gloria de la vida, la pujanza vital de ser engreído con la victoria, forma su entereza y va por su camino derramando aliento, sembrando energías, despertando ambiciones nobles y conquistando corazones amigos, que le contemplan en su lucha colosal y le imitan y le siguen.

La vida del optimista es corriente de vida y de luz, y los que se envuelven en ella, viven la vida de gloria y de trabajo santificada por las edades, y escrita en los libros de granito que guarda la historia de los hombres vencedores. La vida te llenará de vida en la medida que la vivas con sencillez y con actitudes positivas.

Ojalá que en tu entorno marques la pauta y así irradies esta luz.

 

http://www.es.catholic.net/aprendeaorar/32/249/articulo.php?id=54720

Me alegra que les gustará! :)

María José dijo:

Qué bonito!! Todas las personas deberíamos tener ésto en mente!!
 
Euviri ñañez (EU) dijo:

q bello ! y realista!

Isabel dijo:

Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net 
Cuando la vida te llena de vida

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje.

 

En el interior del ser humano es donde se enfrenta la vida y se eligen las actitudes. Una vida llena de sentido es la que contesta cada mañana a la pregunta ¿Vale la pena el día de hoy? con "sí" entusiasta, porque responde pensando en un alguien.

El sentido de la vida se descubre cuando se ve el rostro feliz de aquel a quien se ama; por ello, la alegría proviene del interior, de la decisión personal de donarse a alguien; y todos los que alguna vez han hecho la prueba, tienen que aceptar que el resultado es positivo. "Hay más alegría en dar que en recibir". La alegría genuina, ilumina el espacio humano que toca. La persona que la vive, irradia a su alrededor una forma nueva de ver los acontecimientos.

La realidad no cambia, pero sí los ojos con que se le ve. Camina el pesimista callado, taciturno y maldiciente. Camina el optimista confiado, alegre, lleno de vida y de esperanza. Se queja el pesimista del sol, del aire, del agua y del viento. Bendice el optimista al viento, al sol, al agua y a todo lo que encuentra en su camino. Los días son pesados y duros para el pesimista. Los días son Bendiciones del Cielo que recibe el optimista. El optimista se endereza camino de la luz. La tierra le brinda sus sonrisas en las flores, y el cielo le brinda sus sonrisas en las estrellas. La luz del sol penetra hasta su corazón y le da vida, fecundiza sus fuerzas y fortalece su voluntad, reanima su espíritu con esa poesía que se palpa y que se siente, y que brota de los labios para comunicarse al mundo y derrama la dicha en su derredor. Así marcha el optimista por el mundo. Sus días son triunfos. Vive las horas de la vida con su vida poderosa que hace vivir las horas. 

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje. La vida del optimista está llena de esperanza. 

Espera de hoy, espera de mañana, y las esperanzas de mañana las hace realidad hoy. Los obstáculos le enardecen, las miserias no le afectan y mientras más duros son sus golpes y más grandes sus caídas, más sonriente y más grandioso se levanta. La gloria de la vida, la pujanza vital de ser engreído con la victoria, forma su entereza y va por su camino derramando aliento, sembrando energías, despertando ambiciones nobles y conquistando corazones amigos, que le contemplan en su lucha colosal y le imitan y le siguen.

La vida del optimista es corriente de vida y de luz, y los que se envuelven en ella, viven la vida de gloria y de trabajo santificada por las edades, y escrita en los libros de granito que guarda la historia de los hombres vencedores. La vida te llenará de vida en la medida que la vivas con sencillez y con actitudes positivas.

Ojalá que en tu entorno marques la pauta y así irradies esta luz.

 

http://www.es.catholic.net/aprendeaorar/32/249/articulo.php?id=54720

Si! si tomaras totalmente en cuenta todo o la mitad al menos, de lo q dice alli, este mundo loco fuera un poquito mejor.

Isabel dijo:

Me alegra que les gustará! :)

María José dijo:

Qué bonito!! Todas las personas deberíamos tener ésto en mente!!
 
Euviri ñañez (EU) dijo:

q bello ! y realista!

Isabel dijo:

Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net 
Cuando la vida te llena de vida

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje.

 

En el interior del ser humano es donde se enfrenta la vida y se eligen las actitudes. Una vida llena de sentido es la que contesta cada mañana a la pregunta ¿Vale la pena el día de hoy? con "sí" entusiasta, porque responde pensando en un alguien.

El sentido de la vida se descubre cuando se ve el rostro feliz de aquel a quien se ama; por ello, la alegría proviene del interior, de la decisión personal de donarse a alguien; y todos los que alguna vez han hecho la prueba, tienen que aceptar que el resultado es positivo. "Hay más alegría en dar que en recibir". La alegría genuina, ilumina el espacio humano que toca. La persona que la vive, irradia a su alrededor una forma nueva de ver los acontecimientos.

La realidad no cambia, pero sí los ojos con que se le ve. Camina el pesimista callado, taciturno y maldiciente. Camina el optimista confiado, alegre, lleno de vida y de esperanza. Se queja el pesimista del sol, del aire, del agua y del viento. Bendice el optimista al viento, al sol, al agua y a todo lo que encuentra en su camino. Los días son pesados y duros para el pesimista. Los días son Bendiciones del Cielo que recibe el optimista. El optimista se endereza camino de la luz. La tierra le brinda sus sonrisas en las flores, y el cielo le brinda sus sonrisas en las estrellas. La luz del sol penetra hasta su corazón y le da vida, fecundiza sus fuerzas y fortalece su voluntad, reanima su espíritu con esa poesía que se palpa y que se siente, y que brota de los labios para comunicarse al mundo y derrama la dicha en su derredor. Así marcha el optimista por el mundo. Sus días son triunfos. Vive las horas de la vida con su vida poderosa que hace vivir las horas. 

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje. La vida del optimista está llena de esperanza. 

Espera de hoy, espera de mañana, y las esperanzas de mañana las hace realidad hoy. Los obstáculos le enardecen, las miserias no le afectan y mientras más duros son sus golpes y más grandes sus caídas, más sonriente y más grandioso se levanta. La gloria de la vida, la pujanza vital de ser engreído con la victoria, forma su entereza y va por su camino derramando aliento, sembrando energías, despertando ambiciones nobles y conquistando corazones amigos, que le contemplan en su lucha colosal y le imitan y le siguen.

La vida del optimista es corriente de vida y de luz, y los que se envuelven en ella, viven la vida de gloria y de trabajo santificada por las edades, y escrita en los libros de granito que guarda la historia de los hombres vencedores. La vida te llenará de vida en la medida que la vivas con sencillez y con actitudes positivas.

Ojalá que en tu entorno marques la pauta y así irradies esta luz.

 

http://www.es.catholic.net/aprendeaorar/32/249/articulo.php?id=54720

Amén, precioso.

Euviri ñañez (EU) dijo:


amén
María José dijo:

Amén!!

Isabel dijo:

 

VEN, ESPÍRITU DIVINO

Ven, Espíritu Divino,
manda tu luz desde el cielo,
Padre amoroso del pobre;
don en tus dones espléndido,
luz que penetras las almas,
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
Divina Luz, y enriquecenos.
Mira el vacío del hombre
si tú le faltas por dentro,
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma al espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones
según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito,
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

Amén.

Estamos totalmente de acuerdo pero por desgracia la gente es pesimista y muy egoísta, espero que esto cambie algún día si Dios quiere.

Euviri ñañez (EU) dijo:

Si! si tomaras totalmente en cuenta todo o la mitad al menos, de lo q dice alli, este mundo loco fuera un poquito mejor.

Isabel dijo:

Me alegra que les gustará! :)

María José dijo:

Qué bonito!! Todas las personas deberíamos tener ésto en mente!!
 
Euviri ñañez (EU) dijo:

q bello ! y realista!

Isabel dijo:

Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net 
Cuando la vida te llena de vida

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje.

 

En el interior del ser humano es donde se enfrenta la vida y se eligen las actitudes. Una vida llena de sentido es la que contesta cada mañana a la pregunta ¿Vale la pena el día de hoy? con "sí" entusiasta, porque responde pensando en un alguien.

El sentido de la vida se descubre cuando se ve el rostro feliz de aquel a quien se ama; por ello, la alegría proviene del interior, de la decisión personal de donarse a alguien; y todos los que alguna vez han hecho la prueba, tienen que aceptar que el resultado es positivo. "Hay más alegría en dar que en recibir". La alegría genuina, ilumina el espacio humano que toca. La persona que la vive, irradia a su alrededor una forma nueva de ver los acontecimientos.

La realidad no cambia, pero sí los ojos con que se le ve. Camina el pesimista callado, taciturno y maldiciente. Camina el optimista confiado, alegre, lleno de vida y de esperanza. Se queja el pesimista del sol, del aire, del agua y del viento. Bendice el optimista al viento, al sol, al agua y a todo lo que encuentra en su camino. Los días son pesados y duros para el pesimista. Los días son Bendiciones del Cielo que recibe el optimista. El optimista se endereza camino de la luz. La tierra le brinda sus sonrisas en las flores, y el cielo le brinda sus sonrisas en las estrellas. La luz del sol penetra hasta su corazón y le da vida, fecundiza sus fuerzas y fortalece su voluntad, reanima su espíritu con esa poesía que se palpa y que se siente, y que brota de los labios para comunicarse al mundo y derrama la dicha en su derredor. Así marcha el optimista por el mundo. Sus días son triunfos. Vive las horas de la vida con su vida poderosa que hace vivir las horas. 

La vida se siente, se palpa, porque cada goce arranca una sonrisa, y cada tropiezo arranca una palabra de aliento, de emoción, de empuje. La vida del optimista está llena de esperanza. 

Espera de hoy, espera de mañana, y las esperanzas de mañana las hace realidad hoy. Los obstáculos le enardecen, las miserias no le afectan y mientras más duros son sus golpes y más grandes sus caídas, más sonriente y más grandioso se levanta. La gloria de la vida, la pujanza vital de ser engreído con la victoria, forma su entereza y va por su camino derramando aliento, sembrando energías, despertando ambiciones nobles y conquistando corazones amigos, que le contemplan en su lucha colosal y le imitan y le siguen.

La vida del optimista es corriente de vida y de luz, y los que se envuelven en ella, viven la vida de gloria y de trabajo santificada por las edades, y escrita en los libros de granito que guarda la historia de los hombres vencedores. La vida te llenará de vida en la medida que la vivas con sencillez y con actitudes positivas.

Ojalá que en tu entorno marques la pauta y así irradies esta luz.

 

http://www.es.catholic.net/aprendeaorar/32/249/articulo.php?id=54720

Responder a debate

RSS

© 2022   Creado por Carlos Ponce.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio