Distintivo

Cargando…

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

Música

Cargando…

Su rostro es el epítome de un galán de telenovelas. Carlos Ponce está más delgado y se toma el tiempo necesario para contestar lo que se le pregunta. “Un verdadero caballero no debería llevar reloj en una cita. Vas con la etiqueta y no debería verse entre los puños. Además, vas sin importarte el tiempo que puedas consumir esa noche con esa persona. Porque esa cita merece toda tu atención. Es irónico porque soy la imagen de éste reloj, pero que al final es una pieza destinada para un hombre libre que sabe medir su tiempo y disfrutar de la vida”. Ponce habla del nuevo reloj Calibre de Cartier Diver, de cuyo lanzamiento es la nueva imagen. ”Mi relación con Cartier es de hace algunos años, y llegamos a un acuerdo de que con esta línea en particular yo podía yo ser un buen vocero”. Quizá porque es un luchador, papá, trabajador, y un hombre todoterreno. Por lo menos así se define cuando se le pregunta quién es en tres palabras. “Y también soy un hijo de Dios”, añade.

De fondo -en la tienda de la firma, donde sucede la entrevista- suena un repertorio de Julio Iglesias y la coversación remite a la definición de la belleza. Porque Carlos Ponce ha sido seleccionado en varias ocasiones como uno de los rostros más bellos por la revista People. “Para mí todo el mundo es bello. Dios no hace porquerías. Pero hay que saberlo y creérselo”. El actor contesta en inglés esa última pregunta. “Me siento un poco más cómodo hablando en spanglish”, añade mientras sonríe.

Ponce conversa, y el nuevo reloj de la Maison Cartier -diseñado con todos los condicionantes técnicos de la norma que rige la denominación “reloj de buceo”- se aprecia en su muñeca izquierda. ¿Buceas? “Sí”, responde rotundo. “Un balón a lo mejor no me funciona, pero me llevas al agua, y todos los deportes que tengan que ver con agua son mis favoritos. Me fascinan todos los deportes acuáticos desde que era pequeño”, revela, mientras define para qué hombre está pensada la nueva joya de Cartier. “Para una persona activa, que está en contacto con la naturaleza, alguien versátil. Puedes usarlo con un par de jeans o quizá con algo más formal”.

Nacido en Santurce, y criado en Humacao, hablar de Carlos Ponce es hablar de Caribe. Hay quienes lo piensan cubano, pero su crianza ha sido de éste lado del mar, cuyo olor es diferente según cuenta. “El mar aquí huele diferente. No sé si es la humedad, no sé lo que es. Pero este mar huele diferente a otros”, dice, a la vez que precisa el sonido de las olas como su favorito.

Más 941, 600 fans le siguen en su Fan Page de Facebook, espacio donde recoge instantáneas y momentos de su diario vivir. ¿Qué define el verdadero valor del tiempo? “Sacar el provecho al máximo, no soy alguien a quien le guste estar sentado. A mi me cuesta trabajo ver televisión, de hecho. Siento que hasta dormir me hace perder el tiempo, sé que es importante, pero yo me paro a las 6:00 de la mañana. Soy un “early bird”. Y también me gusta la noche. Cuando caigo es porque estoy realmente agotado. Trato de sacarle provecho al día. A lo mejor se me nota en las arrugas… (se señala los ojos mientras rie). Doy siempre prioridad a los proyectos familiares, a mi casa, y cuando digo casa, digo mis hijos. Como los proyectos son un poco más escasos donde vivo, entonces siempre tengo que estar montado en un avión. Por lo menos vivo en un punto céntrico. Eso si, voy al cine todas las semanas”, detalla, mientras nos revela sus nuevos proyectos; “Desde que terminé el año pasado la novela Santa Diabla, estoy esperando por ABC hasta que comience mi próximo ‘sitcom’ con ellos. El 15 de agosto comenzamos el rodaje, y en un mes ya estamos al aire: ABC, 8:00 de la noche”.

¿Quién y cuándo te regaló tu primer reloj? “Yo me compré mi primer reloj. Tenía 12 años. Y lo recuerdo, lo recuerdo perfectamente. Yo me ganaba mi propio dinerito. Tenía mi ruta de repartir periódicos y cortaba la grama a los vecinos. Entonces fui y me compré un reloj. Era un reloj barato arriba pero tenía lo que se llama una manilla de esqueleto, de hecho, mi padre tiene uno así. Y tenía una manilla que el me heredó en aquel entonces”.

Con los ojos verdiazules -nunca se llega a saber cuál de los dos es el tono final- remata la pregunta de cuál debe ser la filosofía de un caballero. “Un caballero debe ser puntual. Siempre debe llegar a tiempo. Nunca llego tarde, y me desespero cuando la gente llega tarde”.

¿Qué te ha hecho ser el hombre que eres hoy? “Yo soy un hombre diferente todos los años. No me queda la menor duda de que mis pensamientos del año pasado son diferentes a los de ahora. Tengo derecho a cambiar de opinión si la vida me lo permite. No soy testarudo -bueno, un poquito- pero estoy abierto a aprender todos los días. Eso establecido, y como respuesta directa, mis hijos sin duda me hacen ser el hombre que soy hoy. Ellos cambian mi parecer todos los días. Lo que antes no era importante, ahora es improtante. De hecho, el libro en mi mesa de noche es ‘Bigger Kids, Bigger Problems’”.  Y esa es quizá la razón por la que las frases menos agradables a su oido son el “tú siempre” o el “tú nunca”. “Probablemente le menos que me guste sea el contexto en el que se dicen”, añade.

Ponce tiene reflejos avispados y confiesa que su despertador es una melodía relajante. “Hasta una aguja que caiga al suelo podría despertarme en la madrugada”. Y si te despiertas, ¿qué podrías comerte a las 12:00 de la medianoche sin remordimientos? “¡Todo!”.

*Imagen de portada: Prensa de Houston

http://www.magacin.com/?p=64420

Visitas: 159

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Carlos Ponce Fans para añadir comentarios!

Participar en Carlos Ponce Fans

© 2019   Creado por Carlos Ponce.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio